vitiligo

Vivir con vitíligo

¿Qué es el vitíligo?

El vitíligo es un trastorno que afecta a la pigmentación de la piel. Se muestra con manchas de un color más claro en determinadas zonas de la piel como resultado de la destrucción de los melanocitos presentes en la epidermis. Puede iniciarse a cualquier edad, pero en más de la mitad de los casos aparece antes de los 20 años, o bien después de los 5o, pero en más del 90% de casos se presenta antes de los 40 años. Se han visto algunos casos en los que la enfermedad ya está presente en el nacimiento, pero son casos excepcionales.

El vitíligo es una enfermedad con gran repercusión psicosocial, ya que afecta a zonas visibles, siendo muy complicado para el paciente disimular o esconder las lesiones. Ello puede generar complejos, fobia social y en algunos casos, depresión.

¿Qué produce el vitíligo?

Su causa es desconocida, aunque se sospecha que puede haber algún factor hereditario, ya que en el 25% de los pacientes hay antecedentes de algún familiar cercano con vitíligo. Se puede decir que el riesgo de padecer vitíligo para un familiar de primer grado de la persona afectada, es aproximadamente ocho veces mayor.

También se apoya la teoría de que estamos ante una enfermedad autoinmune, es decir, resultado de una agresión de nuestras propias defensas sobre la piel, sobre todo asociadas a trastornos autoinmunes en un mismo individuo, (normalmente trastornos tiroideos).

¿Con qué frecuencia se da?

Es un problema más común de lo que parece, llegando a afectar a casi el 3% de la población. Aunque es algo más frecuente en la mujer que en el hombre, no es una diferencia significativa, pero no muestra preferencia por ninguna raza.

¿Qué problemas pueden derivarse del vitíligo?

Los pacientes que tienen vitíligo, se sientes observados, saben que hay personas que se niegan a saludarlos de mano e incluso se les niega trabajo por esta enfermedad, y es tremendamente injusto que los pacientes tengan que enfrentarse a estas situaciones, ya que derivan en serios trastornos psicológicos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el vitíligo es una enfermedad con profundas consecuencias psicosociales, que puede afectar emocionalmente al paciente y la relación con su entorno, sumado a una baja autoestima, tristeza, estrés e inseguridad. Los especialistas indican que eventos como la muerte de un familiar, decepciones amorosas, pérdida de trabajo, problemas familiares o escolares entre otros factores, pueden ser condicionantes en la primera aparición de lesiones de vitíligo.

¿Existen varios tipos de vitíligo?

Según su forma de aparición, existen varios tipos. Los detallamos:

  • Localizado: se da exclusivamente en manos o cara. Es la forma más frecuente de vitíligo.
  • Segmentario: sigue el recorrido de un nervio o dermatoma. Aparece como líneas gruesas a lo largo de la piel, en un lado del cuerpo. Esta forma de vitíligo casi nunca se extiende más allá de la región inicial de aparición y una vez que aparece es muy estable.
  • Generalizado: el vitíligo aparece en varias zonas corporales, próximas unas a otras. Suele disponerse de forma simétrica a ambos lados del cuerpo.
  • Disperso: las lesiones de vitíligo aparecen en distintas zonas, relativamente alejadas unas de otras.
  • Universal: hay lesiones por casi toda la superficie del cuerpo.

El vitíligo se asocia con otras enfermedades como diabetes, tiroiditis de Hashimoto, hipo e hipertiroidismo, enfermedad de Addison, asma, alopecia areata, miastenia gravis y nevus en halo.

¿Cómo se trata?

No existe un tratamiento cien por cien satisfactorio para el tratamiento del vitíligo, pero se están consiguiendo resultados bastante notables. El tratamiento debe ser específico para cada paciente, dependiendo de su afección.

Es importante en primer lugar la fotoprotección, tanto con cremas solares como con ropa, para evitar quemaduras que puedan dar lugar a la formación de más lesiones. Las cremas solares, además de proteger la piel enferma, limitan el bronceado de la piel sana. De esta forma se intenta unificar el tono de la piel para ocultar las manchas en la medida de lo posible. Las técnicas de maquillado o aplicación de autobronceadores no están contraindicadas en el caso del vitíligo.

Puede ayudar mantener una dieta rica en frutas y vegetales, ya que su alto contenido en vitamina C, actúa como antioxidante y fotoprotector.

En cuanto a tratamientos tópicos se usan corticoides potentes, valorando siempre efectos secundarios de su empleo a largo plazo (diabetes, osteoporosis, candidiasis, disfonía…)

Como tratamiento novedoso, se puede emplear para el tratamiento del vitíligo luz UVB de banda estrecha que ofrece resultados muy notables. Hablamos de una fototoerapia que utiliza luz UVB 308 nanómetros, mediante láser o con cabinas locales abiertas o cerradas para incidir directamente en las zonas afectas de vitíligo. Se realiza con una periodicidad de dos días semanales, siempre en combinación con tratamientos médicos personalizados para cada paciente según la evolución de su patología. Es una terapia indolora en la que sólo se percibe calor en la zona de aplicación del láser.

¿Qué pronóstico tiene el vitíligo?

La evolución del vitíligo es variable. En 3 de cada 10 personas que padecen vitíligo no existe una respuesta satisfactoria a los tratamientos. Frente a casos que permanecen estables durante años, hay otros con una rápida progresión. En la mayor parte de casos el curso de evolución es lentamente progresivo durante años y finalmente se estabiliza.

Algunos factores que pueden influir sobre la progresión y pronóstico del vitíligo son:

  • La edad de aparición de las lesiones: cuanto más precoz es el inicio, suele existir una mayor estabilidad.
  • Extensión: el vitíligo universal tiende a progresar con mayor frecuencia dada su relación con un origen autoinmune.
  • Historia familiar: cuando existen varios casos en una misma familia, la probabilidad de progresión de las lesiones es mayor.
  • Afectación de las mucosas: suele acompañar a las lesiones más extensas, y en estos casos hay una mayor progresión.

En casos de afectación segmentaria o localizada y de inicio más tardío, la piel puede volver a su color original sin ningún tipo de tratamiento.

Este fenómeno se conoce como repigmentación espontánea, pero en muy pocos de estos casos se trata de una curación completa, normalmente la piel se queda moteada de manchas blancas y oscuras.

Dejar un comentario