hombre de negocios sonriendo

Cirugía capilar FUE. ¿La solución definitiva?

Vamos a empezar este blog respondiendo drásticamente a la pregunta de su título, y la respuesta es NO. En los últimos tiempos la adquisición como “moda” de los trasplantes capilares ha hecho llevar a muchos pacientes a una tremenda confusión, creer que por hacer un trasplante de pelo se solucionan los problemas de caída de cabello. Para dejar claro estos conceptos vamos a hacer unos pequeños incisos recordatorios sobre qué es y qué podemos conseguir si realizamos una cirugía capilar.

¿Qué es la cirugía capilar FUE.?

La cirugía capilar F.U.E. es una técnica quirúrgica calificada como mínimamente invasiva en la que se trasplantan folículos de una zona en la que existe más densidad a otra en la que por evolución fisiológica o patológica de una alopecia se ha perdido volumen capilar. La técnica quirúrgica F.U.E. en Centro Dermatológico, como ya hemos reseñado en otras ocasiones consta de varias fases y ha sido sometida a diversas modificaciones con respecto a la técnica quirúrgica común. Consta de 3 fases:

  • Bioestimulación con plasma rico en factores de crecimiento Endoret (PRGF): se realiza previo a la intervención con el fin de vascularizar tempranamente la zona donde se va a injertar el pelo y ayuda en el proceso de cicatrización para que la permanencia de costras sea menor.
  • Extracción de folículos: se realiza SIN RASURADO. Debe hacerse dándole una prioridad a la preservación de la zona donante y no sacando nunca más unidades foliculares de las que esta zona permita, para no lesionarla.
  • Injerto de folículos: se debe hacer en un tiempo ínfimamente pequeño para que las unidades foliculares se mantengan en perfectas condiciones. Es importante realizar el injerto con material adecuado que no lesione la piel y que ofrezca un resultado natural al pelo injertado una vez haya crecido.

¿Por qué la cirugía capilar FUE. no soluciona definitivamente la alopecia?

Este es un gran error al que nos lleva mucha publicidad engañosa sobre los trasplantes capilares. Como ya hemos explicado cuando se realiza un trasplante capilar, no podemos extraer todo el pelo que queramos porque lo que se extrae de la zona donante en esa zona ya no vuelve a crecer. Por tanto, lo que estamos trasplantando, en realidad lo estamos cambiando de sitio y esto nos lleva a la conclusión de que la zona donante es limitada y si la devastamos en una intervención, podemos dejarla lesionada de por vida e impedir al paciente que en un futuro, en caso de que lo necesite, pueda someterse a una nueva intervención.

Los distintos tipos de alopecia (fisiológica en hombres y patológica en mujeres), no se solucionan definitivamente con la cirugía capilar. La cirugía F.U.E. hará que el paciente recupere parte de la densidad capilar perdida pero a base de cambiar pelo de su zona donante. Por tanto, si a lo largo de la vida del paciente, éste se somete a tratamientos médicos que conserven su pelo no injertado en las mejores condiciones posibles y durante el mayor número de años posible, habrá que trasplantar un menor número de folículos procedentes de su zona donante y los resultados obtenidos siempre serán mejores.

¿Cómo se debe proceder entonces?

Cuando un paciente empieza a perder pelo, lo principal es que adquiera un hábito de tratamiento médico que conserve su pelo durante el máximo tiempo posible. Para ello, existen multitud de posibilidades terapéuticas que serán personalizadas en función del diagnóstico, edad del paciente, y otros factores que el facultativo especializado estimará. Si en algún momento puntual de la evolución, se produce una pérdida de densidad en alguna zona concreta del cuero cabelludo, se podrá realizar una cirugía capilar, pero teniendo conciencia de que seguir con el tratamiento médico es básico para la conservación del pelo no trasplantado.

¿Qué factores pueden intervenir en el resultado de una cirugía capilar FUE.?

Lo complicado en la medicina (y no sólo en temas capilares), es que todos los pacientes no evolucionan de la misma forma. En este caso, es especialmente delicado el tema porque el pelo que se trasplanta es del propio paciente y los resultados variarán dependiendo de muchos factores. Cuando se realiza una cirugía capilar F.U.E. hay que tener muchos factores en cuenta, tanto para la realización de la técnica como para el resultado posterior.

  • Tendrá mejor rendimiento un paciente que ha perdido poca densidad porque ha conservado su pelo con tratamiento médico que uno que ha dejado perder todo el pelo. Evidentemente, si se deja perder todo el pelo, no hay densidad suficiente en la zona donante para cubrir la receptora.
  • Tendrá mejor resultado, aquel paciente que tenga un pelo fuerte que el que lo tenga débil (por ejemplo, suelen tener mejor rendimiento pacientes de pelo negro y rizado que pacientes de pelo rubio y fino)
  • Es importante que la pérdida de cabello esté estabilizada. En pacientes entre 20 y 35 años la pérdida de cabello aun con tratamiento suele ser más rápida que en pacientes que tengan más de 40 años. Siempre puede haber excepciones pero suele ocurrir así.
  • Dentro de las unidades foliculares, puede haber entre 1 y 4 pelos. Normalmente los pacientes que tengan un promedio de pelo por unidad folicular superior a 2 tendrá mejor rendimiento que por debajo de esta cifra. Para no crear falsas expectativas en cuanto al rendimiento, esta medición puede realizarse mediante la tecnología Fotofínder que realiza estos cálculos de forma precisa.
  • Es importante que el paciente tenga una expectativa realista y tenga en cuenta que solamente disponemos del pelo existente en su zona donante y cambiamos de sitio una proporción adecuada para no lesionarla.

 

Es importante, que el paciente reciba información personalizada y adaptada a su caso. La información recibida de forma presencial garantiza que el paciente resuelva sus dudas y pueda decidir en todo momento si someterse o no a una cirugía capilar F.U.E.

Dejar un comentario