hombro con caspa

Caspa

¿Qué es la caspa?

La caspa es un problema estético y de salud que afecta a hombres y mujeres prácticamente por igual. Se trata de un proceso inflamatorio bacteriano que afecta al cuero cabelludo.  Se estima que aproximadamente la mitad de la población mundial tiene o ha tenido en algún momento.

¿Cuáles son sus síntomas?

El signo más visible de la caspa son las pequeñas escamas que se desprenden de la cabeza apareciendo en el propio pelo o la ropa de quien la sufre. Además de este efecto más visible, los afectados frecuentemente pueden sentir picor, sequedad y/o enrojecimiento del cuero cabelludo.

caspa

¿Qué causa la caspa?

Fisiológicamente la caspa se produce por un acortamiento del proceso de renovación celular. Los corneocitos del cuero cabelludo –células superiores que forman la capa de la epidermis- se desprenden más rápido de lo normal y se adhieren entre sí dando lugar a copos de color blanquecino fácilmente visibles.

¿Existen factores de riesgo para que se desencadene la caspa?

Hay varios aspectos que pueden condicionar o favorecer la aparición de caspa, entre ellos los más destacables son los siguientes:

  • Antecedentes familiares de caspa
  • Trastornos cutáneos como el acné
  • Limpieza infrecuente
  • Estrés o fatiga
  • Exposición a químicos
  • Fenómenos meteorológicos extremos
  • En ocasiones, la caspa se debe al déficit de zinc en la alimentación. El consumo de alimentos ricos en este elemento como las ostras, el pavo, el cerdo, algunos frutos secos, etc. puede ser un buen punto de partida para combatir la caspa.

¿Existen diferentes tipos de caspa?

Sí, podemos distinguir dos formas de caspa fundamentalmente:

  • Caspa grasa o dermatitis seborreica: Se produce cuando en el cuero cabelludo se forman copos o escamas amarillentas que se adhieren a la cabeza y al cabello.
  • Caspa seca: Se forman copos o escamas blancas y sueltas sobre el cuero cabelludo que se desprenden fácilmente de éste.

¿Cómo puedo tratar la caspa?

El tratamiento básico para combatir la caspa consiste en el uso de champús que contengan principios activos con demostrados efectos anticaspa: ketoconazol, brea, ácido salicílico, piritionato de zinc, sulfuro de selenio, etc.

Para que un tratamiento con champú sea más eficaz, es recomendable acompañarlo de las siguiente pautas:

  • Frecuencia y forma de aplicación: ldóneo es lavar el cabello a diario con el champú anticaspa. Es importante mantener el champú en el cabello entre 5 y 10 minutos masajeando continuamente el cuero cabelludo con la yema de los dedos (nunca con las uñas).
  • El champú debe aclararse con abundante agua para evitar que queden residuos de producto que podrían causar picores o irritación. El agua debería estar templada; es importante evitar temperaturas extremas.
  • Alternando champús con diferentes principios activos conseguiremos atacar la caspa desde distintas vertientes y ser más eficaces en su tratamiento.

Todos los días deberíamos cepillarnos bien el cabello. No es recomendable el uso del secador a altas temperaturas

Dejar un comentario