cirugia mamaria

¿Es muy doloroso un aumento de pecho con prótesis?

 En muchas ocasiones, a una mujer le gustaría mejorar su aspecto con una cirugía de aumento mamario, pero tiene miedo a sufrir dolor después de la cirugía.

Vamos a intentar solucionar tus dudas al respecto

Evidentemente, después de una cirugía de aumento es normal pensar que alguna molestia se va a tener ya que se hace una herida quirúrgica (necesitamos hacer una incisión y tenemos que crear un “hueco” en el interior de la mama para colocar la prótesis). Esto es algo inevitable, pero… esto no significa que el dolor experimentado por la paciente será insoportable y/o que durará semanas. De hecho, nuestras pacientes lo suelen describir como un postoperatorio mucho mejor del que imaginaban antes de operarse.

 

¿Por qué otras pacientes describen el aumento mamario como un postoperatorio con un dolor “muy intenso”, y sin embargo nuestras pacientes no lo describen así?

mujer-felizSe pueden hacer varios procedimientos para minimizar el dolor postoperatorio en un aumento mamario:

  • Hemostasia (evitar el sangrado) minuciosa, de manera que se evita el sangrado al mínimo. Es este sangrado uno de los principales responsables de ese fuerte dolor experimentado en algunos aumentos mamarios.  Consideramos que este paso es fundamental para obtener un buen postoperatorio, y por eso le dedicamos tiempo durante la cirugía para reducirlo al mínimo.
  • El tamaño del implante sí importa… por eso es muy importante usar unos implantes con un tamaño adecuado:  la tensión en los tejidos que producen los tamaños exagerados produce un postoperatorio más incómodo.
  • Normalmente evitamos utilizar drenajes, pero si los utilizamos, los retiramos al día siguiente. Lo habitual es que salgas del quirófano sin drenajes, pero si fueran necesarios por alguna razón, el Dr. Javier Céspedes los retirará al día siguiente de la cirugía, ya que da personalmente el alta a sus pacientes en el hospital, por lo que no te irás a casa con drenajes (reduciendo la comodidad en el postoperatorio).
  • Infiltramos la mama y el musculo pectoral con anestésicos locales de larga duración, lo que ofrece un postoperatorio mucho más cómodo para la paciente. Con ellos conseguimos un bloqueo anestésico de los nervios que pueden dar dolor en esta cirugía, parecido a lo que ocurre cuando te hacen una anestesia epidural en un parto.
  • En nuestras cirugías está incluida la primera noche de ingreso hospitalario: No es lo mismo recién operada dar el alta a la paciente el mismo día y que pase las primeras horas en su domicilio, que estar muy bien atendida por parte de personal de enfermería cualificado. Estando ingresada en el hospital se te administrará la medicación por vía intravenosa (a través de una vena de tu brazo), siendo esta vía mucho más eficaz para el control del dolor y las náuseas secundarias a la anestesia (si lo comparamos con medicaciones utilizadas a la misma dosis por vía oral). Es por ello que el Dr. Javier Céspedes siempre recomienda a sus pacientes pasar la primera noche en el hospital. Además, allí tienes camas articuladas que te hacen tu postoperatorio más cómodo (cabecera a 45 grados, elevar piernas, etc.).
  • Administración de fármacos analgésicos de forma dual: utilizamos asociaciones de fármacos diferentes, realizando de esta manera una cobertura mayor del posible dolor postoperatorio.
  • Sólo realizamos masajes a nuestras pacientes cuando han cumplido entre 3 semanas y un mes después de la cirugía, ya que realizados antes pueden producir más dolor y no creemos que reduzcan el riesgo de contractura capsular.
  • Tenemos un seguimiento muy estricto de nuestras pacientes, ya que tanto la enfermera como el Dr. Javier Céspedes pasan consulta 2 veces por semana (nos gusta estar muy pendientes). Se te realizarán numerosas revisiones, y de esta manera comprobamos que todo está evolucionando bien.
  • Implementamos una filosofía de trabajo para una recuperación lo antes posible, respetando muchísimo los tejidos que se operan: evitando introducir compresas innecesariamente, realizando un bolsillo para la prótesis ajustado (no más de lo necesario), evitamos sobreestirar más de lo necesario el músculo pectoral, utilizamos en la cirugía puntas de colorado o tungsteno que concentran mejor el calor en un punto concreto, etc.

 

cirugia 

¿Cuántos días estaré con molestias después de un aumento de pecho?

 

Como hemos comentado antes, el primer día suele estar muy controlado debido a la utilización de anestesia local intraoperatorio de larga duración y los fármacos intravenosos utilizados durante el postoperatorio inmediato. El  2º y 3º día postoperatorio puede ser más molesto, pero el dolor se puede controlar perfectamente con la mediación analgésica dual vía oral que se administra a la paciente. La gran mayoría de las pacientes pueden hacer una vida “casi” normal (no esfuerzos con miembros superiores, no levantar peso, no conducir) a partir del 4º día, aunque esta cifra no siempre es exacta, dependiendo mucho de cada paciente.

 

¿Qué otros síntomas puedo tener si me realizo un aumento mamario?

 

A continuación, describiremos otros síntomas comunes que pueden sucederle a una paciente que se ha sometido a un aumento mamario.

  • Las mamas no son iguales y los síntomas no tienen por qué serlo. Puede molestar o estar más inflamada una mama en comparación con la otra, etc. La mayoría de estas diferencias se irán resolviendo con el tiempo.
  • Inflamación: Es algo habitual tras un aumento mamario, aunque el grado de inflamación depende mucho de la paciente. No hay que preocuparse, pues va disminuyendo conforme pasan los días.  También puede inflamarse la región abdominal, por la toma de antibióticos y el vendaje postoperatorio, pero no te preocupes, también desaparece.Esta inflamación puede provocar una falta de definición en el implante mamario, dando una sensación de menor proyección debido a que los tejidos todavía no ceden. Pero como ya hemos comentado, a medida que avanza el periodo postoperatorio mejorará mucho la forma y el resultado final.
  • Esta inflamación inicial puede hacer que el tacto de las mamas recién operadas se sienta con sensación de firmeza. Pero conforme pasen las semanas, este tacto endurecido se reduce, sintiéndose más blandas día tras día.
  • Crepitación en la piel: por la entrada de aire durante la cirugía. No te preocupes, esto es totalmente normal y se va en unas semanas.
  • Contracturas del músculo pectoral y/o del músculo serrato: Suele ser más habitual por las mañanas o tras realizar algún esfuerzo. Desaparecerá con reposo, la toma de analgésicos y dejando pasar el tiempo. Solo en raras ocasiones se necesita la ayuda de un fisioterapeuta.
  • En pacientes con mama tuberosa y/o polo inferior corto, o en pacientes con tejidos de poca elasticidad, a veces se puede apreciar en los primeros días tras la cirugía un abultamiento de la zona superior de la mama y un aplanamiento de la parte inferior. Esta forma se va corrigiendo con las semanas a medida que el tejido cede y la inflamación del músculo pectoral disminuye.
  • Hematomas superficiales: son más habituales en zona esternal e inferolateral. Se resuelven solos o con cremas tipo árnica o Thrombocid.
  • Sensación de líquido o movimientos en el interior del pecho: Esto no te debe alarmar, ya que a medida que pasan los días, los tejidos comenzarán a cicatrizar formando la cápsula periprotésica, y este líquido se reabsorberá. Para no aumentar la producción del mismo es importante utilizar un sujetador deportivo que sujete bien la mama (nosotros te podemos asesorar en la compra), y no realizar esfuerzos en el postoperatorio.
  • Alteraciones sensitivas en la mama: son habituales la reducción de la sensibilidad de la mama en su zona inferior (por donde se realiza la incisión del surco submamario para la colocación de la prótesis), pero esta anestesia parcial en la mayoría de los casos es temporal. En otras ocasiones pueden existir, sin embargo, síntomas de  hipersensibilidad en la areola y el pezón, que van cediendo conforme los nervios sensitivos de la zona se van recuperando. Con paciencia, la normalidad volverá poco a poco.
  • Intolerancia al material de sutura, con expulsión de los puntos por la herida quirúrgica: Esto le puede ocurrir a algunas pacientes, y no lo podemos saber de antemano si previamente no se ha operado con este tipo de materiales. En los aumentos mamarios es raro, sin embargo, puede ocurrir con mayor probabilidad en las elevaciones por ser la cicatriz de mayor longitud. Aunque a la paciente le puede incomodar, no debe ser motivo de gran preocupación, ya que en la mayoría de los casos se puede tratar con pomadas antibióticas y/o extrayendo los puntos de sutura intolerados.
  • Palpación del implante: Es posible que algunas pacientes se puedan palpar con mayor facilidad el implante en la zona lateral e inferior de la mama, sobre todo si no hay tejido mamario suficiente para cubrirlo, como pasa en las pacientes muy delgadas.  Al realizarse el aumento en el plano submuscular, el implante está cubierto en la región superior y el escote por el músculo pectoral, por lo que a este nivel (el más visual y molesto para la mujer) no se palpará la prótesis y de esta manera evitamos el efecto de “Rippling” (arrugas, ondulaciones o pliegues en la superficie de la piel del pecho producidos por la prótesis) en estas zonas (efecto poco estético que sí suele ocurrir de manera habitual en las prótesis colocadas en plano subglandular).

 

Si te surgen dudas al respecto de lo comentado, o cualquier cosa relacionada con esta cirugía, pide cita con el Dr. Javier Céspedes en el Centro dermatológicoestético de Alicante, ya que una consulta es mucho más cercana y se pueden resolver mejor las dudas. Si sigues todos nuestros consejos, tu recuperación tras la cirugía de aumento de pecho con prótesis será muy buena y en poco tiempo podrás disfrutar de la imagen que está buscando.

Dejar un comentario