Prevención de manchas solares - Centro Dermatológico Estético Alicante

Y en verano…¿qué hacemos con este sol? Prevención de manchas solares.

manchas solares

Y en verano…¿qué hacemos con este sol? Prevención de manchas solares.

En verano, si la piel no está debidamente protegida pueden aparecer distintas manchas solares. Debemos tener en cuenta que si la exposición al sol es prolongada, aumentamos el riesgo de aparición de manchas solares.  Hoy intentaremos que quede claro qué son las manchas solares, por qué pueden aparecer y qué debemos hacer para prevenirlas y mejorar el aspecto general de la piel.

¿Qué son las manchas solares?

Las manchas solares son alteraciones en el color de determinadas zonas de la piel. Las que más nos suelen preocupar son las de coloración más oscura que nuestro tono de piel, que suelen ser marrones. Estas manchas se producen por un aumento en la pigmentación de un punto concreto de la piel, por acción de la melanina.

¿Cuáles son los tipos de manchas solares más habituales?

  • Lunares o Nevus: son pequeñas manchas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo por acumulación de melanina. Se llaman también nevus melanocíticos. Normalmente van apareciendo a lo largo de la vida pero también pueden verse desde el nacimiento, denominándose en este caso nevus melanocíticos congénitos. Se deben vigilar cambios en su aspecto y consultar con el dermatólogo si se observan cambios en la pigmentación, tamaño o relieve.
  • Pecas o efélides: las pecas son alteraciones en el color de la piel que se hacen presentes a través de la formación de pequeñas o minúsculas manchitas. Las zona más frecuente de aparición de pecas o efélides es la cara, especialmente en nariz y parte superior de mejillas, aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo si se dispone de una predisposición genética a tenerlas.
  • Léntigos solares: los léntigos son manchas benignas en la piel, que se conocen habitualmente como manchas de la edad y que suelen producirse tras años de tomar el sol y se asocia también al envejecimiento de la piel. Suelen salir en cara, hombros, escote, dorso de la mano y cuero cabelludo en pacientes con alopecia avanzada, por ser las zonas más expuestas al sol.
  • Melasma: el melasma suele producirse en las zonas más sobresalientes del rostro como la nariz, los pómulos y la frente. Se da con frecuencia en mujeres embarazadas y en consumidoras de anticonceptivos orales. Se produce por un exceso de melanina en las partes más expuestas al sol, aunque otras causas como el estrés o alteraciones en el tiroides, también pueden ser causa de melasma.

¿Qué podemos hacer para evitar las manchas solares?

A continuación te ofrecemos algunos consejos:

  1. Protección solar todo el año: no sólo debemos usar portección en verano. Debemos repetir su aplicación cada dos horas y emplearla siempre en último lugar, es decir, después de aplicar la cosmética hidratante habitual, para que los filtros que contienen, funcionen adecuadamente protegiendo la piel. Aunque suelen ser resistentes al agua, debemos aplicar la protección solar después del baño.
  2. Escoge una protección solar adecuada y personalizada: porque no todos tenemos el mismo tipo de piel ni de pigmentación, cada uno necesitamos una protección solar acorde a la textura y fototipo de nuestra piel. Frente a los rayos UVA los filtros que mejor garantía ofrecen son los de factor 50 o pantalla total.
  3. Aplica la protección solar media hora antes de exponerte al sol: la protección solar tarda un tiempo en hacer efecto. Debe aplicarse media hora antes de salir de casa para proteger adecuadamente la piel. La crema debe extenderse por todo el cuerpo, incluyendo las orejas, el cuello, los empeines y plantas de pies, lugares que frecuentemente se olvidan y que también están expuestos a quemaduras solares.
  4. Utiliza gafas de sol: los ojos son muy sensibles y también deben protegerse de los rayos solares. Las gafas también protegen la zona del contorno de ojos, piel más delicada del rostro.
  5. No debes exponerte al sol entre las 12:00 h y las 16:00 h: ya que la intensidad de los rayos de sol aumentan en esa franja horaria. Debes protegerte en una sombra, bajo un sombrilla y con un sombrero o gorra que proteja el rostro. Así evitaremos que nuestro rostro se vea lleno de manchas solares que tan poco nos gustan.
  6. Evita tomar el sol después de una sesión láser o fotodepilación: lo aconsejable es realizar estos tratamientos durante el invierno, pero si decides hacerlo en meses de alto sol, debes esperar veinte días minimo para exponer la zona tratada al sol.
  7. Cuidado con algunos medicamentos: si tomas la píldora anticonceptiva o algún fármaco fotosensibilizante, debes consultar a tu médico las posibles alteraciones en la pigmentación de la piel si se toma el sol mientras se está consumiendo dicho medicamentos.
  8. No te apliques perfume ni colonia si te vas a exponer al sol: aunque sea un hábito frecuente, no se debe aplicar si se va a la playa o piscina. El alcohol y otras sustancias que contienen las colonias y perfumes pueden producir reacciones alérgicas que dan lugar a aumentos de melanina y pigmentación indeseada en la piel, produciendo manchas solares.
  9. Es importante mantener la hidratación: en verano, el calor puede producir pérdida de agua y electrolitos en nuestro organismo. Se debe combatir la deshidratación llevando siempre encima una botella de agua. Se debe beber un mínimo de 2 litros de agua al día. la deshidratación afecta negativamente a la piel. Debilita el sistema natural de protección frente al sol de la piel y causa envejecimiento y arrugas.
  10. Ingiere alimentos protectores de la piel: como calabaza, zanahoria, tomate, hortalizas de hoja verde, pescados, nueces, etc., ya que proporcionan a la piel vitaminas y antioxidantes que la fortalecen.

¿Es cierto que la piel tiene memoria?

Completamente cierto. La piel tiene memoria y todos los años de exposición solar inadecuada, afloran con el paso del tiempo en manchas solares, más frecuentes en personas con un índice bajo de melanina, es decir, las de piel más blanca. La edad, también influye en la aparición de manchas solares. Pasados los 40 años, la piel pierde capacidad de regeneración y el riesgo de que aparezcan manchas solares se ve aumentado, de forma que si seguimos tomando el sol inadecuadamente, nuestra piel se verá afecta.

Actualmente, se dispone en el mercado de multitud de filtros y protecciones solares que pueden jugar un papel importante en la prevención de la aparición de manchas solares. Por tanto, debemos centrarnos en prevenir y cuidar nuestra piel, no sólo en verano, sino durante todo el año.

¿Pueden eliminarse las manchas solares?

Normalmente, los lunares y efélides sólo deben eliminarse si es por indicación médica, pero no resultan tan antiestéticos como los léntigos o melasmas.

La eliminación de léntigos se realiza mediante tratamientos láser con plataformas específicas para pigmentos. Sin embargo, el tratamiento de melasmas se realiza mediante tratamientos médicos y químicos con peelings, realizados por personal médico cualificado, pero teniendo en cuenta que siempre se realizarán durante el invierno, para no potenciar los efectos del sol sobre la piel tratada con cualquier procedimiento o tecnología.

Dejar un comentario