Eliminar tatuajes con color

Eliminar tatuajes con color y sin dejar huella

Los tatuajes son grabados en la piel mediante la introducción de tinta en la epidermis con agujas. Pueden ser amateur o profesionales y la diferencia entre ellos suele radicar tanto en la profundidad a la que se inyecta la tinta en la piel como en la cantidad de la misma. Aunque hubo un tiempo en el que se decía que había tatuajes temporales, en realidad, la dermis y la hipodermis absorben la tinta inyectada en la epidermis y aunque pueden perder intensidad en los colores, no suelen desaparecer por sí solos sino que se deben eliminar con láser.

¿Se pueden eliminar tatuajes con color?

Los tatuajes pueden eliminarse si se dispone de la tecnología adecuada. Con las plataformas de láser médico de pigmentos y un conocimiento exhaustivo del uso de estas tecnologías, es posible eliminar completamente los tatuajes. Estas plataformas generan pulsos de luz a distintas longitudes de onda capaces de actuar sobre los distintos pigmentos y colores que pueda haber en un mismo tatuaje.

¿En qué consiste el tratamiento?

Los pigmentos de tinta que se introducen bajo la piel, suelen tener un componente metálico que mediante la aplicación de pulsos de luz, a diferentes longitudes de onda y diferentes duraciones de pulso, descompone los pigmentos en partículas muy pequeñas que el cuerpo elimina. Los láseres Q-Switched, son las plataformas láser más empleadas para la eliminación de tatuajes. Descomponen las partículas de tinta por acción térmica en partículas más pequeñas (para que se pueda entender, transforma rocas en piedras pequeñas). La Tecnología Pico Way, trabaja más sobre la tinta por acción mecánica, ya que la duración del pulso de luz dentro de la piel dura una billonésima parte de un segundo (picosegundo, de ahí su nombre) y en este caso transforma más rápidamente estas “rocas” en fina “arenilla” que el cuerpo es capaz de eliminar con más facilidad y en menos tiempo.

¿Es un tratamiento seguro?

Los láseres, usados de una forma adecuada, tratan de forma selectiva la pigmentación sin producir daños en la piel circundante. Tras la aplicación el tratamiento los pacientes suelen observar una decoloración temporal o enrojecimiento de la piel cercana a la zona de tratamiento.

¿Se necesitan muchas sesiones?

Eliminar tatuajes con color , suele requerir un número mínimo de sesiones que oscila entre 4 y 12.  En la desaparición completa del tatuaje, intervienen muchos factores como la zona, la profundidad, el tamaño, y el tipo y la cantidad de pigmento utilizado por el tatuador. Con la tecnología Pico Way, pueden reducirse el número de sesiones versus láseres convencionales y con un menor número de efectos secundarios y molestias posteriores a la realización de las sesiones.

¿Es doloroso?

Una vez más intervienen muchos factores. El grado de malestar varía para cada paciente según el umbral de dolor y la zona corporal de la que se esté eliminando el tatuaje. En algunos casos, puede emplearse anestesia tópica pautada debidamente por el profesional que realiza la técnica.

Dejar un comentario